El Emprendedor

El promotor o emprendedor puede ser cualquier persona que tiene una idea de negocio y es capaz de llevarla a la práctica, asumiendo los riesgos que conlleva la creación de una empresa, aunque esos riesgos ya se intentan conocer de antemano gracias al estudio previo y análisis con el plan de empresa.

Pero el emprendedor debe ser una persona que tenga ilusión, iniciativa y confianza en sí mismo. Por ello, todo empresario debería reunir alguna de estas cualidades:


• Confianza en sí mismo e ilusión en el proyecto.
• Saber elegira sus colaboradores.
• Capacidad para organizar y coordinar medios económicos, humanos y materiales.
• Capacidad para dirigir y motivar al personal.
• Capacidad para tomar decisiones y asumir riesgos.
• Iniciativa y espíritu innovador.


Cualquier persona puede convertirse en emprendedor aunque existen determinadas características que influyen en el éxito del negocio y que se denomina perfil del emprendedor: motivación, capacidad de trabajo, capacidad de organización, conocimientos, experiencia, etc.


Perfil del emprendedor


Esas cualidades necesarias que debe tener un emprendedor dependen de la idea de negocio que se vaya a desarrollar. En cualquier caso, es conveniente hacer un análisis previo de las características personales y de las aptitudes del emprendedor para comprobar si vamos a ser capaces o no de llevar a cabo el negocio con éxito.

Entre estas cualidades que debe tener el emprendedor se encuentran:

  • Autoestima, confianza en uno mismo y capacidad de asumir riesgos.

El emprendedor debe tener confianza en la idea de negocio y en su capacidad para llevarla a cabo. Debe ser una persona capaz de asumir los riesgos derivados del desarrollo de la idea, generalmente apostando incluso su propio patrimonio.Además, el riesgo no desaparece una vez que se inicieel negocio sino que será una constante en la vida del empresario.

  • Capacidad de adaptación a los cambios y creatividad.

Para poder competir en un mercado que evoluciona rápidamente, es necesario que el empresario tenga cierta dosis de creatividad y capacidad de adaptación a los continuos cambios. Esta creatividad y adaptación no hace referencia sólo a los productos y servicios que ofrece la empresa sino que debe estar siempre presente en la gestión del negocio.

  • Disposición a trabajar de forma constante y dura para desarrollarla idea de negocio, creatividad y capacidad de liderazgo y organización.

Es muy importante que el emprendedor tenga capacidad para organizar y coordinar el trabajo. Además, debe poseer capacidad de liderazgo y aptitudes para la negociación. Además, el desarrollo de un negocio es una ardua tarea que requiere de una gran dedicación y sacrificio, por lo que el emprendedor debe estar preparado para trabajar duramente si desea desarrollar con éxito su negocio.

  • Conocimientos sobre el mercado, conocimientos sobre la idea a desarrollar y formación

Si no se dispone de los conocimientos necesarios, es importante conseguir la formación y preparación adecuada en aquellos puntos donde se detecten faltas de conocimientos. Otra solución es la contratación de servicios externos para determinadas áreas: gestoría, consultoría, asesoría jurídica, fiscal, contable, etc.

Es conveniente que el emprendedor realice cursos de formación y se forme en aquellos aspectos que puedan serle de utilidad para el desarrollo de la empresa.

Los principales conocimientos de los que debe disponer un emprendedor a la hora de crear su negocio son los siguientes:


• Conocimientos sobre el sector de actividad en el que vaya a operar la empresa.
• Conocimientos de organización y gestión de empresas.
• Conocimientos teóricos y prácticos sobre las tareas productivas o el desarrollo de los servicios.
• Conocimientos sobre trato al cliente, comercialización y utilización de tecnologías de información y comunicación.


Si no se dispone de los conocimientos necesarios, es importante conseguir la formación y preparación adecuada en aquellos puntos que se consideren necesarios.De este modo, como paso previo al desarrollo del negocio, el emprendedor debe seguir un proceso de preparación y formación. Este proceso no debe terminar con la creación del negocio sino que debe ser continuo para dominar la gestión y la actividad de la empresa, adaptarse a los cambios y a las tendencias del mercado.