EMPRESA DE SERVICIOS DE LIMPIEZA

Descripción

Esta idea de negocio es la creación de una empresa que ofrezca los servicios de limpieza, dirigido a empresas, particulares, comunidades de propietarios, limpieza de obras e inmuebles de nueva construcción, etc.

Aunque la oferta de servicios será la de limpieza interior o exterior de todo tipo de viviendas, edificios, comercios, comunidades de vecinos y urbanizaciones, también podemos incrementar con otro tipo de servicios complementarios que nos puedan ir demandando (planchado, limpieza de jardines, piscinas, jardinería, etc.). Para esos otros servicios será necesaria la formación previa del emprendedor, aunque también se podría solventar con la contratación de profesionales o subcontratación con empresas especializadas. En cualquier caso el proceso de ampliación de servicios deberá ser un proceso gradual.

Mercado y comercialización

En este tipo de empresa el principal activo es el capital humano, no requiriendo de grandes inversiones (no necesita de local o instalaciones propias, ni de grandes requerimientos de maquinaria o herramientas especializada de alto coste). Nuestros principales clientes van a ser otras empresas e instituciones que requieran de la prestación de unos servicios que puedan ser justificados fiscalmente como gastos (comunidades de vecinos, instituciones, entidades financieras, comercios, Administraciones Públicas, empresas de construcción, etc).

En este sector podemos encontrar muchas otras empresas y competencia, pero nuestro objetivo será poder hacerse con una pequeña cartera de clientes y según las necesidades se podrán realizar contrataciones de trabajo. En un primer momento el objetivo es alcanzar una cifra de negocio que permita la supervivencia. El emprendedor debe ser una persona dispuesta a realizar los trabajos de limpieza y con dotes para organización para gestionar una futura plantilla de trabajadores.

Es importante la satisfacción del cliente, unido a unos precios competitivos y ajustados a la media de nuestros competidores. Podemos establecer sistemas para que nuestros clientes de forma periódica puedan evaluar la eficacia y satisfacción con nuestro servicio de limpieza. Una iniciativa a medio o largo plazo podrá ser la obtención de algún certificado de calidad, como elemento diferenciador de nuestros competidores.

El emprendedor debe formarse e informarse de las tecnologías aplicadas a este sector, siempre es recomendable la formación y asistencia a Ferias o eventos especializados.

También podemos barajar la posibilidad de ampliar nuestra gama de servicios que servirán para captar nuevos clientes, siempre con el horizonte de poder asumir un crecimiento de plantilla razonable y asumible a corto plazo y también a largo plazo.

El precio sigue siendo uno de los principales elementos que sirven a un cliente para contratar unos servicios de limpieza, por delante de la calidad o de otros valores añadidos, aunque a largo plazo factores como la calidad y la satisfacción serán determinantes para consolidar un cliente o para perderlo. Inicialmente nuestros precios deben estar dentro de la media de nuestros posibles competidores.

El precio suele establecerse por hora de trabajo, por lo que debemos conocer cuales serán los gastos de nuestra empresa, para ofrecer unos precios que cubran todos esos gastos (además también deberán incluir el posible beneficio o sueldo para el emprendedor).

Como en todo negocio que inicia es importante realizar una campaña de promoción y publicidad, podemos utilizar redes sociales, internet, buzoneo, carteles, anuncios en radio o prensa, etc. Con las nuevas tecnologías tenemos muchas formas de conseguir la difusión de nuestro negocio, sin necesidad de grandes gastos o inversiones (internet, redes sociales, telefonía móvil, etc.). Dado que no será necesario disponer de local u oficina propia, sí que deberemos disponer de una página web con toda la información de contacto de la empresa y los servicios que se ofrecen.

GASTOS Y VIABILIDAD

El gasto principal será el relacionado con la mano de otra, ya que los productos y útiles de limpieza no generan grandes costes (fregonas, cubos, cepillos, paños, bayetas, productos de limpieza, detergentes, etc.).

Inicialmente esta empresa se puede crear con sólo el gasto de personal del propio emprendedor, como único trabajador en la empresa, pero será relativamente fácil conseguir una cartera de clientes suficiente para contratar una pequeña plantilla de 2 o 3 trabajadores que podremos contratar por horas semanales o contratos de media jornada.

Para este tipo de negocio no es necesario disponer de local o establecimiento propio, por lo que suprimimos una parte importante del gasto asociada a un inmueble o local propio. Inicialmente la empresa de limpieza tendría gastos de los siguientes conceptos: sueldos y gastos de Seguridad Social, materiales de limpieza y útiles, gasto telefónico, seguro de responsabilidad civil, gastos de servicios externos (asesoría o gestoría), gastos de locomoción y transporte (siempre y cuando disponga la empresa de un vehículo propio), etc.
La inversión en maquinaria, herramientas y utillaje sería mínima (escalera, aspirador, vaporeta, etc), y por poco más de 500 euros podría iniciarse un negocio de estas características.