RESIDENCIA O CENTRO DE ATENCIÓN PARA ANCIANOS

Descripción

Esta idea de negocio consiste en la creación de una residencia para la tercera edad o personas mayores. Son centros que ofrecen vivienda permanente y atención integral a las personas mayores que, por su problemática de salud, familiar, social o económica, así como por sus limitaciones de autonomía personal, no pueden ser atendidos en sus propios domicilios.

Podemos distinguir entre una Residencia de Atención a Personas Mayores Dependientes y un Centro de Estancias Diurnas (centro de DIA)
Los Centros de Día de Personas Mayores ofrecen una atención integral durante el período diurno a las personas en situación de dependencia, con el objetivo de mejorar o mantener el mejor nivel posible de autonomía personal y apoyar a las familias o cuidadores. Disponen de los siguientes servicios:
• Manutención.
• Asistencia social.
• Servicio de fisioterapia.
• Actividades ocupacionales.
• Actividades socio-culturales.
• Transporte.

Una Residencia ofrece un servicio integral. Dispone de los siguientes servicios:
• Manutención y alojamiento.
• Asistencia médica.
• Asistencia social.
• Servicio de fisioterapia.
• Actividades ocupacionales.
• Actividades socio-culturales.
• Departamento de administración.

Existen dos tipos de atención residencial:
• Atención a Personas Mayores Dependientes.
• Atención Geropsiquiátrica: Destinada a personas mayores con problemas psíquicos o trastornos de conducta que requieran tratamiento especializado.

La idea empresarial podría ser un centro de alojamiento y convivencia o bien sólo un centro de estancias diurnas, que tienen una función sustitutoria o complementaria del hogar familiar, ya sea de forma temporal o permanente, donde se presta a los mayores una atención integral (higiene, salud, alimentación, ocio, etc.).

Esta sería una idea de negocio catalogada dentro de los denominados “nuevos yacimientos de empleo”, con proyección de futuro atendiendo al envejecimiento de la población y a la organización de la sociedad actual. Es una buena idea de negocio pero que requiere de una gran inversión, requiere de un local e instalaciones adecuadas y también del personal especializado para los diferentes servicios. Por lo que sería una idea de negocio que por su envergadura no estaría al alcance de todos los emprendedores y para su puesta en marcha requeriría de la participación de varios emprendedores implicados en el proyecto (que se podrían organizar como una Cooperativa de Trabajo Asociado).

Mercado y comercialización

Las Residencias o Centros de DIA para mayores ofrecen atención integral. Para ello cuenta con servicios de atención sanitaria, con alojamiento o sin alojamiento para el caso de Centros de DIA, comedor, servicios de rehabilitación y salud, servicios de carácter personal, así como la posibilidad de participar en actividades de carácter socio-cultural y recreativo.

También será un objetivo el conseguir para el usuario la máxima independencia en las actividades de la vida diaria, desde la higiene diaria, la capacidad para vestirse, tareas básicas del aseo personal, alimentación sin apoyo, etc.

También se podrá orientar y asesorar a las familias, para dar continuidad en el domicilio a los tratamientos o procedimientos realizados en el centro, sobre adaptaciones del domicilio y eliminación de barreras arquitectónicas.

Deberá procurarse una dieta específica para cada usuario, si así lo requieren, atendiendo a posibles enfermedades, situación dental o en aparato digestivo, o simplemente los gustos de cada usuario.

Se podrán también ofrecer salidas o actividades al aire libre, celebraciones concretas de Navidad, cumpleaños o aniversarios.

Si nuestras instalaciones lo permitieran también podríamos disponer de una pequeña zona de jardín, huerta y pequeña granja de animales, que darían mayores contenidos lúdicos y de ocio a nuestros usuarios.

También podríamos ofrecer otros servicios opcionales, no incluidos en la tarifa básica del centro de día y que serían de utilización voluntaria para el usuario: fisioterapia, podólogo, peluquería, transporte, etc. Para prestar estos servicios se podrían llegar a acuerdos con profesionales o empresas especializadas para que ofrecieran sus servicios en nuestras instalaciones, en horario esporádico o bien un horario continuo.

Los clientes serían personas mayores, que bien por iniciativa propia o bien a través de sus familias contraten los servicios de la Residencia.
Antes del comienzo de nuestra actividad se debe confirmar con un estudio los clientes potenciales (consultando fuentes de información estadística oficiales, etc.), también se podría realizar una encuesta que sirviera para “medir” el interés de la población por utilizar nuestras instalaciones, acompañado de una campaña de promoción que también sirviera para captar el mayor número de clientes que aseguren el buen inicio de nuestra proyecto. Podemos centrar nuestra publicidad en prensa (gratuita y ordinaria), centros de ocio de ancianos, centros de salud, folletos para buzoneo, radio local o comarcal, etc., sin olvidar la difusión en internet a través de redes sociales, páginas web, etc. En nuestra publicidad sería recomendable incluir los precios que se cobrarían, ya que de ellos también dependería el interés por utilizar nuestras instalaciones.

Gastos y viabilidad

Se pueden establecer unos servicios básicos y otra serie de servicios opcionales. Tendremos que decidir si nuestro proyecto sólo ofrecerá servicios como centro de estancias diurnas (también denominados como centros de respiro familiar) o si también ofrecerá los servicios de alojamiento. Cuanto más amplios sean los servicios que se ofrezcan mayores serán los requerimientos de inversión y de gasto inicial.

Inicialmente podremos optar por elegir unas instalaciones suficientes para ofrecer el servicio de atención como centro de estancias diurnas y ampliar los servicios de forma progresiva y en función del nivel de demanda. El local o Residencia debería tener posibilidades de ampliación (añadir habitaciones, salones, servicios, etc.).

También debemos saber que nuestro negocio conviviría con establecimientos públicos. En la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia podemos ver los precios públicos que se aplican a dichos Centros y que nos podrán servir de referencia para marcar y establecer los precios de nuestros servicios. (Ver publicación BORM 4 julio 2011 de la Orden de la Consejería de Política Social).

Nuestras instalaciones no requieren de una localización céntrica de la ciudad, podrían situarse en la periferia o incluso en una zona rural, debiendo tener buenos accesos, comunicación y zona de aparcamiento para visitas. La ubicación fuera del centro urbano también servirá para abaratar la posible inversión inicial, tanto para la compra de local o terrenos o bien si optamos a alquiler. Aunque la opción de alquiler sería de las menos recomendables, ya que será muy difícil encontrar un local o instalaciones que reúnan todos los requisitos, por lo que habría que realizar obras de acondicionamiento que encarecerían finalmente nuestro proyecto, acercándolo a cifras similares como si hubiéramos optado a la inversión con una obra nueva.

Los promotores del proyecto serán también las personas que trabajarán en la empresa, por lo que sería recomendable que contaran con la formación y cualificación necesaria para cubrir los puestos de trabajo necesarios: cuidador, animador socio cultural, cocinero, limpieza, administración, servicios médicos, enfermería, etc. Las necesidades de personal más específicas podrían ser cubiertas con profesionales o empresas con los que se podría llegar a acuerdos puntuales.

Este proyecto empresarial, dada su envergadura, reúne las características para desarrollarse en la modalidad de Sociedad Cooperativa de Trabajo Asociado, que debe tener un mínimo de 3 socios trabajadores, que podrán compartir los gastos de inversión. Lo ideal sería comprar un terreno con una superficie recomendable de al menos 3.000 metros cuadrados, para dar cabida al edificio principal, edificios anexos y zona de jardín y huerto. La edificación o construcción sería nueva y desde su inicio nos aseguraríamos del cumplimiento de los requisitos necesarios, a través del proyecto técnico de edificación que se encargaría: que no existan barreras arquitectónicas, superficies y accesibilidad de aseos, comedor, salas, oficina, requisitos de la cocina, instalaciones de suministros generales (luz, agua y saneamiento), etc. Y de los requisitos necesarios de los alojamientos, si vamos a disponer de ellos.

La inversión o desarrollo de nuestro proyecto se podrá realizar de forma progresiva o modular, con ampliaciones en función de que se cubran los objetivos, ingresos y expectativas previstas. En la Región de Murcia tenemos el Decreto n.º 69/2005, de 3 de junio, por el que se establecen las condiciones mínimas que han de reunir los centros residenciales para personas mayores de titularidad pública o privada.


Si consideramos que nuestro proyecto abarcará la creación del centro o residencia, la inversión inicial consistiría en la compra de terrenos, edificación y obras, instalaciones (climatización, cocina, etc.), mobiliario y equipamiento informático.

El mobiliario y decoración se debe elegir cuidadosamente, debe ser acogedor, seguro y funcional, evitando barreras u obstáculos innecesarios. También debe ser un mobiliario fácil de manejar, ligeros, de fácil limpieza y resistentes al uso y el paso del tiempo.

Para la puesta en marcha inicial de este proyecto y considerando la opción de construcción de obra nueva, la inversión podría oscilar entre un importe mínimo inicial de 200.000 a 400.000 euros, en función de los servicios iniciales que se quieran ofrecer.

Para financiar este negocio existen varias opciones: fuentes propias de los propios emprendedores (si es una Sociedad Cooperativa deberán ser un mínimo de 3 personas), entidades de crédito, ayudas y subvenciones, etc. La aportación inicial de los promotores debería ser suficiente para cubrir como mínimo el 50% del total del proyecto, ya que eso facilitaría la búsqueda del resto de financiación hasta completar el proyecto.