COMERCIO DE PESCADERIA


Descripción del Negocio


Esta idea de negocio está incluida dentro del sector de la alimentación, uno de los más estables en la venta de productos. El proyecto consiste en la creación de un establecimiento para la venta al detalle de productos de pescadería: pescados frescos, mariscos, congelados, ahumados, salazones y otros productos.
El consumo de pescado forma parte de la alimentación y es por tanto un elemento que se podría valorar como de primera necesidad. El consumo de pescados y mariscos supone en muchos hogares el segundo mayor gasto en alimentación.

Mercado y comercialización


Para la ubicación del local hay que tener presente que la gran mayoría de las compras se hacen por cercanía, por lo que es muy importante localizar el local en una zona con un número suficiente de residentes como potenciales clientes. También se puede buscar la ubicación en barrios residenciales de nueva creación y donde no exista competencia de este tipo. Siempre será importante buscar la ubicación en zonas donde no tengamos competidores cercanos.


La decisión de compra en nuestro establecimiento dependerá de varios factores: cercanía, calidad, producto fresco y precio.
Debemos procurar un precio atractivo y que sea inferior al de las grandes superficies. Todo esto sin descuidar el trato profesional, la buena atención al cliente, la limpieza y orden, así como buscar la variedad de productos. Es muy importante llevar una correcta gestión de las compras, para intentar mantener el nivel de existencias suficiente para atender la demanda y saber cómo gestionar y vender los posibles excesos de oferta (promociones y ofertas). Debemos saber cómo manipular y presentar los productos y también debemos disponer del equipamiento frigorífico capaz de mantener la calidad de los productos durante varios días. 


Dadas las peculiaridades del negocio es aconsejable instruirse y formarse previamente, así como conocer los lugares y lonjas de aprovisionamiento.
Para dar a conocer nuestro negocio y también para consolidarlo, debemos utilizar todas las posibilidades de promoción, publicidad y difusión que estén a nuestro alcance, como las siguientes:


-Promoción y publicidad del negocio a través de medios locales, buzoneo, folletos, internet, redes sociales.
-Introducir nuevos productos preparados: congelados y productos preparados para ser cocinados.
-Atender la venta por teléfono y también el reparto a domicilio, fidelización de clientes, etc.
-Ofrecer nuestros productos a restaurantes y bares, empresas de comidas para llevar, etc.
-Ofrecer productos de pescadería para todas las capacidades económicas, ofrecer alternativas de productos y precios que estén al alcance de todos.
-Atender a los encargos de ciertos productos específicos y que no sean los habituales. Sería el aprovisionamiento por encargo.
-La posibilidad de realizar degustaciones.
-Colaborar con otros establecimientos.
-Realizar promociones en épocas o eventos concretos (Navidad, celebración de algún encuentro o fiesta especial, viernes de cuaresma, etc.)
En este tipo de negocio es muy importante la imagen de la tienda, productos ordenados y limpios, buena iluminación e higiene. Debemos disponer de hielo para mantener fresco el pescado en la exposición, agua abundante y sistemas de recogida de agua.


Gastos y viabilidad


El local debe tener una superficie mínima de unos 40 metros cuadrados. Con una distribución que podría ser: instalaciones frigoríficas, termo y fregadero para agua fría y caliente, zona de exposición y atención a clientes, vitrinas frigoríficas, mostrador, etc.
El local deberá disponer de las instalaciones necesarias: eléctricas, agua, saneamiento, iluminación, ventilación y climatización. También será necesario el acondicionamiento externo (rótulos) y las obras de acondicionamiento interior que sean necesarias (por ejemplo las paredes de la tienda deben estar alicatadas o con superficies de fácil limpieza).


Como siempre, la elección del local y el estado en el que se encuentre harán que la cifra de inversión oscile, aunque será difícil encontrar locales totalmente equipados, a no ser que sea de algún local que hubiese sido una pescadería.

El equipamiento y el mobiliario necesario para el desarrollo de este negocio podría ser el siguiente: arcón congelador, frigorífico, fregadero, mostrador para exposición y venta pescado, vitrinas refrigeradas, balanza electrónica, estanterías, mesa de acero inoxidable para trabajo, utensilios para trabajo (cuchillos, sierras, afiladores, etc.). 


Debemos disponer también de un vehículo refrigerado para comprar y hacer el aprovisionamiento de pescado o para suministrar a clientes.
La estimación del coste inicial mínimo para la puesta en marcha de una pescadería estaría entre los 20.000 euros y los 40.000 euros, en función también del estado del local comercial.