Una Parafarmacia es un establecimiento comercial que ofrece productos de salud, higiene, dietética, etc, que no sean medicamentos y no requieran de prescripción médica, ni receta. Son una alternativa más económica a una Farmacia tradicional.

En una Parafarmacia puedes encontrar los siguientes artículos: píldoras y pociones para la salud, productos dietéticos, profilácticos, cremas para el cuidado del cuerpo y de la cara, jabones y cremas para el cuidado de la piel, entre otros. También puede complementarse como una tienda de salud: herboristería, centro de dietética o nutrición, etc. Especializarse dependerá también de la formación y conocimientos del emprendedor.

Los productos que se pueden vender en una Parafarmacia en ocasiones casi representan el 50% de las ventas de una Farmacia tradicional.

Aunque es una actividad comercial que se desarrolla en un local comercial, también tenemos la posibilidad de complementarla con una tienda online, que podremos tener por unos 200 o 400 euros al año. O bien decidir que sólo montaremos nuestro negocio en internet.

Gastos y viabilidad

Al ser una actividad comercial una de las principales inversiones o gastos son los relativos al local comercial. Podemos optar por la compra de un local comercial nuevo o usado, aunque esa inversión requerirá normalmente de un préstamo bancario. Si es un local alquilado debemos contar con un gasto mensual que podrá oscilar entre los 300 y 600 euros al mes, dependiendo de la ubicación y la superficie. La superficie del local puede recomendada puede ser de un mínimo 80 metros cuadrados, aunque también se puede desarrollar en un local más pequeño. Otra cuestión a considerar son las necesidades de inversión que pueda tener el local: obras de acondicionamiento y reformas, instalaciones, equipamiento (aire acondicionado y climatización), mobiliario, rotulación, equipamiento informático, etc.

Dependiendo del equipamiento y del acondicionamiento que tenga el local alquilado, la inversión total necesaria puede oscilar entre un mínimo de 12.000 euros hasta unos 24.000 euros, eso siempre y cuando el local no requiera de la realización de grandes obras acondicionamiento o reformas.

Además habrá que tener en cuenta la necesidad de disponer de un capital para la compra de existencias de al menos unos 6.000 euros.

Las necesidades de financiación para la inversión inicial mínima, los gastos de primer establecimiento y para la puesta en marcha de la empresa deberán ser como mínimo de unos 20.000 euros.