CRIADERO DE SETAS Y CHAMPIÑONES

Descripción

La idea de negocio sería la de crear un criadero de setas o champiñones, para su posterior venta. Podemos distinguir varias especies de champiñón y setas, podemos elegir aquellas variedades que se adapten mejor a nuestras instalaciones y sean menos problemáticas en su cultivo y cuidado.

Antes de ponerlo en marcha debemos estudiar y conocer las características para su cultivo, cuidados y recolección. A modo orientativo el cultivo de champiñones o setas requieren de unas condiciones de oscuridad o poca luz, con unas condiciones de humedad suficientes, sin llegar a ser excesiva para evitar posibles mohos. La recolección se puede hacer a partir de las 7-8 semanas. El cultivo se suele hacer sobre un suelo de paja, turba y mezcla de arena o serrín y una capa estiércol. Se pueden colocar cajones o estanterías a diferentes alturas.

Mercado y comercialización

La demanda es creciente e inicialmente podríamos buscar un mercado local o comarcal al que poder abastecer nosotros mismos, podemos distinguirnos de la competencia por nuestras características ecológicas o bien como producto gourmet, con envasado y etiquetado identificativo.

La publicidad y difusión de nuestro negocio podemos realizarla a través de internet, redes sociales y también utilizando los sistemas tradicionales habituales en soporte papel (folletos, etc.).

Nuestros clientes pueden ser tiendas de alimentación, supermercados, fruterías, restaurantes, bares y también la venta directa a particulares. Nuestro producto podemos ofrecerlo en varias versiones: entero o laminado, limpio y listo para su consumo, o bien producto a granel para clientes menos exigentes.

Gastos y viabilidad

No requiere de inversión elevada. Se requieren de unas sencillas instalaciones: almacén mínimo de unos 100 o 200 metros, con servicios generales de luz, agua y saneamiento. Con una zona diferenciada para el cultivo y otra para la limpieza, manipulado y envasado, además de zona de almacén.

Este negocio puede ser muy interesante para personas que dispongan ya de alguna nave o local para albergar esas instalaciones, aunque también se podría optar por el alquiler, siempre a un precio razonable y teniendo en cuenta que las primeras ventas no llegarían hasta pasados un par de meses desde el cultivo de los productos.

La inversión debe contemplar el acondicionamiento de la zona de cultivo: con bandejas o cajones colocados en diferentes alturas sobre estanterías o soportes (podemos colocar alturas de 5 o 6 niveles, o hasta las que nuestro local lo permita, siempre teniendo en cuenta que después podamos acceder fácilmente para sus cuidados y su recolección). También sería interesante disponer de un arcón frigorífico, para producto que no pueda venderse el mismo día y deba conservarse refrigerado. Las personal a emplear podría ser con una sola persona o también se podría contar con la contratación temporal o según las necesidades.

Para la puesta en marcha de un negocio de estas características necesitaremos disponer de un capital inicial previsto, principalmente destinado para el acondicionamiento de instalaciones, que podría oscilar entre los 10.000 a 20.000 euros.