COPISTERIA

Descripción

La actividad a desarrollar sería la de reproducción de documentos impresos, fotocopias en papel o multicopista (por ejemplo para imprimir una gran tirada de carteles o folletos tamaño folio o cuartilla para buzoneo, etc.). Además se pueden ofrecer otro tipo de actividades complementarias como encuadernado, plastificado, diseño gráfico básico para la elaboración de folletos para buzoneo (de eventos o empresas, promociones, etc.), realización de copias en soporte digital, envío de fax o email, venta de material básico de oficina y complementos (carpetas, folios y consumibles).

Este proyecto no presenta grandes dificultades para llevarlo a cabo puesto que no requiere experiencia previa ni formación. El perfil de emprendedor es el de una persona con ganas de emprender y dispuesta a adquirir conocimientos sobre el funcionamiento del negocio y con nociones de informática a nivel usuario medio o avanzado. La formación es recomendable. Sin embargo, personas que no tienen estos conocimientos pero poseen experiencia en el sector están perfectamente capacitadas para llevar a cabo esta actividad. Los conocimientos básicos de gestión de una copistería serían: organización y gestión del local, diseño gráfico, marketing, promociones, informática de gestión y manejo del software de diseño y gestión ofimática.

Mercado y comercialización

Uno de los inconvenientes que podemos encontrarnos es la amplia competencia, dado que con los avances tecnológicos la reprografía está al alcance de cualquier particular. Además también podremos encontrarnos otro tipo de establecimientos que también puedan ofrecer el servicio de copia de documentos. Pero nuestro servicio debe ofrecer rapidez, coste razonable para el consumidor de modo que le resulte rentable para tiradas o copias de gran volumen.

Nuestros clientes serán empresas, comercios e instituciones públicas y sobre todo los estudiantes (escolares, formación profesional, universitarios, academias, etc.).

La línea estratégica será la de un negocio modesto, que se publicitará con el servicio de copistería e impresión de documentos en color o en blanco y negro, dirigida al público en general y tratando de ofertar sus servicios a precios competitivos. También podemos ofertar copias de documentos especiales (planos y otros documentos de gran tamaño).

En la actualidad, el éxito de un negocio como el que se propone se basa en conseguir la satisfacción del cliente mediante una oferta adecuada a sus necesidades y una buena atención. Podemos ofertar una zona de “autoservicio” para que sea el propio usuario el que realice sus copias o también el trabajo por encargo.

Los precios deben ser competitivos y debemos fijarnos en los que aplica nuestra competencia, Se puede establecer una línea de precios por volumen de pedidos, incentivando a los clientes a realizar pedidos de más tamaño. Dado que el precio de nuestros servicios por copia o impresión sería de muy pocos céntimos por documento, el beneficio en este tipo de negocio está muy vinculado al volumen de trabajos que se realicen, así como al de otros servicios complementarios que se puedan ofrecer.

Como todo negocio que comienza, es interesante asegurarse la realización de promoción y de campañas de márquetin adecuadas a dar a conocer nuestro negocio, utilizando los medios tradicionales (buzoneo, carteles, prensa, radio,…) y también a través de internet y de redes sociales.

Inicialmente este negocio podría estar gestionado por el propio emprendedor. Si el negocio funciona se podrán ir reinvirtiendo los beneficios generados para incrementar las dimensiones de la copistería, el personal empleado, inversión en nuevos equipos y ampliación de servicios.

Gastos y viabilidad

Para el desarrollo de nuestro negocio necesitamos disponer de un local propio, de una superficie mínima de unos 30 metros cuadrados. La ubicación del local debe ser céntrica y transitada, cerca de centros escolares, institutos o de instituciones o organismos públicos, con fácil acceso y aparcamiento cercano. El local puede ser en régimen de alquiler o bien barajar la opción de compra, siempre que nuestro presupuesto lo permita.

La inversión o gasto principal lo tendremos en el equipamiento propio de nuestra copistería: maquinas fotocopiadoras y equipamiento informático. Podemos barajar las opciones de compra de equipamiento o bien opciones de “renting” o alquiler que puedan ofrecernos empresas especializadas en máquinas fotocopiadoras e impresoras, de modo que debemos asegurarnos de la atención técnica para atender reparaciones y a un coste razonable.

El acondicionamiento de nuestro local será sencillo y funcional, teniendo en cuenta la necesidad de disponer de un aseo adaptado para minusválidos. Debemos disponer de una zona de mostrador, estanterías y pequeña zona de exposición y venta de material básico de oficina, así como sistema de aire acondicionado, caja registradora, ordenador, etc.

Este tipo de negocio puede crearse con una inversión inicial que podría oscilar entre los 15.000 euros y los 30.000 euros.